La suculenta resaca de Los Oscars

La suculenta resaca de Los Oscars

Nos ponemos en situación: 3h y 59 minutos, 86 edición de los Oscar en el Dolby Theatre de Los Ángeles con Ellen Degeneres a la palestra otra vez. ¿Resultado?

43 millones de espectadores, la foto más retuiteada de la historia y con   publicidad valorada en 10 millones de dólares para una pizzería por sorpresa.

Comunicación cercana, muchísimo menos glamour de divas y divos –lo más comentado ha sido el colgante valorado en 15 millones de dólares de Charlize Theron-, platos de pizza o la recaída de Jennifer Lawrence en la gala… 

Los Oscars se han convertido en un esmoquin con zapatillas y pajaritas apetecibles que han logrado con este golpe de cercanía una gala un poco más divertida y entretenida con la mejor audiencia desde 2004 –Million Dollar Baby, Ray, El Aviador…- y recordemos amigos, que el peor enemigo de este tipo de galas suele ser el emperifollamiento que huele a naftalina y el correctismo absoluto. Lo cercano gusta.

Para adentrarnos, vamos a repasar los principales momentazos -y sus posteriores consecuencias- tratando siempre el tema desde el campo publicitario.

La maldición de Leonardo Dicaprio

Para este año los agentes de Leo estaban apostando fuerte por su caballo. Su cuarta nominación  por su interpretación del corredor de bolsa Jordan Belfort y una gran labor de comunicación , sobre todo en las redes sociales, no han sido suficientes. El actor, junto con el film “El lobo de Wall Street” no han tenido suerte esta vez.

La cara oculta del selfie

Un suculento acuerdo entre Samsung y ABC por un inserción de producto en términos no especificados ha sido realmente quien disparó la foto. Samsung pagó 18 millones de dólares por 5 minutos de anuncios más un product placement sin acordar, con un resultado: más de 2 millones de retuits, colapso en la red durante 20 minutos e infinitos memes que aún no van a cesar.

A Samsung ya de por sí le gustaban los selfies porque en la “sala verde” donde se congregan los invitados, patrocinó 10 selfies de estrellas a través de tuits. Samsung se encargó de que se promovieran bien ya que pagó a Twitter por promover de manera especial las fotos por su red.

Como premio a la selfie/photobomb de Ellen, Samsung decidió donar 3 millones de dólares a dos instituciones de beneficencia que Ellen respalda ( el hospital de investigación infantil St. Jude’s y The Humane Society). Todos felices. 

La Cenicienta pizzera
La cadena de pizzas Big Mama´s & Papa´s recibió un encargo de pizzas valorado en mil dólares para el Dolby Theatre sin saber exactamente para quién. Al llegar el repatidor, el pedido era para el patio de butacas, y para dentro que fue.
Un Brad Pitt repartiendo platos y Julia Roberts probando su pizza consiguió que hayamos estado hablando lo mismo de pizza que de que las grandes triunfadoras de la noche: Gravity y 12 años de esclavitud.
10 millones de euros es lo que los expertos han valorado como inversión publicitaria para esta cadena de comida rápida de 20 restaurantes . Y esto claramente lo están notando: considerado aumento de pedidos, demanda de franquicias en Europa y Australia o un intento de asociación con Cocacola como marca oficial de los Oscar.

Nuevas formulas de formatos publicitarios se están imponiendo cada vez más con grandes dosis de éxito. Tan poderosas que son capaces de adaptar una gala de largo recorrido y prestigio sin darnos cuenta, obviando lo que hay detrás y disfrutando de lo que genera. Una nueva conexión más de anunciante-emisor que nunca tendría tanta fuerza sin sus más de dos millones de individuos que han hecho grande esa foto de famosos.

Comments (0)
Regístrate para comentar
Leerlos todos
 

Comment

Ocultar Comentarios
Volver

¡Este sitio web es único y necesitará de un navegador moderno para funcionar correctamente!

¡Por favor, actualiza!

Compartir