Haz que los clientes encuentren tu empresa y encuéntralos tú también

Haz que los clientes encuentren tu empresa y encuéntralos tú también

Mucha gente se piensa que con montar la empresa y ofrecer un servicio o producto de calidad ya esta todo hecho, que los clientes les van a llover del cielo, porque son tan buenos que no necesitan más que ponerse a esperar y los correos con peticiones y las llamadas van a venir solos. Así lo más seguro que ocurra es que en un plazo de 2-3 meses tengan que echar el cierre ya que la cartera de clientes estará lo más seguro en código binario, es decir, uno o ninguno.

Lo primero de todo es saber bien a quien te quieres dirigir y con quien quieres trabajar, y esto se debe de tener claro desde el principio y plasmarlo sobre el papel, una buena matriz, con el tipo de clientes que deseas es fundamental, luego puede variar o no, pero hay que partir con ella.

 

Después debes de estar en internet, quien hoy en día no está en la red, no existe, y para ello una buena página web con un blog es fundamental, sobre todo si hacemos un buen uso de este último. La presencia en las redes sociales es también un elemento a tener en cuenta, ya que el tráfico de personas y empresas que se mueven por las redes es inmenso y si no estás seguramente estés perdiendo muchas oportunidades de negocio. Siempre teniendo en cuenta que hay que estar, sabiendo lo que hacemos, ya que de nada sirve tener perfiles creados si luego no los alimentamos de manera correcta, para eso es mejor no tener presencia.

 

 

Gracias a nuestro blog y a las redes sociales poco a poco iremos posicionándonos con las palabras que nosotros queremos y de esta manera cuando alguien nos busque en Google conseguiremos estar en la primera página, ya que si no aparecemos en ella, pues es como si no existiéramos.

Una vez hecho esto, debemos ofrecer a nuestros futuros clientes un algo más, y me explico. Hoy en día hay muchas marcas que nos ofrecen productos o servicios muy similares y cada vez más el cliente busca un elemento diferenciador, es decir, un valor añadido a nuestro producto. Aquí entra en juego la responsabilidad social de la empresa, las acciones que lleva a cabo para con la sociedad. Ya sea con sus empleados, con el medio ambiente, con el tercer sector, etc. Se trata al fin de cuentas de ofrecer algo más que un buen producto.

Y diréis pues ya con todo esto ya está me van a llover los clientes, pues no. Una vez que hacemos estas cosas y las hacemos bien, uno tiene que moverse, y quiero decir moverse de verdad, ir a cuántas conferencias, iniciadores, charlas, eventos haya y que nos puedan interesar por su contenido y sobre todo por el público que acude a estos actos, o por sus ponentes, ya que suelen ser sitios idóneos para hacer networking y darnos a conocer de una manera muy cercana, cara a cara.

 

Que no os de temor o reparo en llamar a posibles clientes o empresas con las que os gustaría trabajar, llamad, preguntad por la persona indicada, presentaros, intentad quedar con ella, mandadles o llevadles (mucho mejor) vuestro dossier. En definitiva sed comerciales de vuestra propia empresa y buscaros las mañas para meter el pie y si podéis la cabeza en las empresas que según vuestra matriz son las que más se adecúan a vosotros como clientes.

Desde miltrescientosgramos os aconsejamos que no paréis de pelear por lo que queréis y no os durmáis en los laureles. Si os sobra mucho tiempo alía es que algo estáis haciendo mal. Se trata en que la velocidad nos abrume y que tengamos esa sensación de perder el control. Ánimo, no os detengáis.

 

Comments (0)
Regístrate para comentar
Leerlos todos
 

Comment

Ocultar Comentarios
Volver

¡Este sitio web es único y necesitará de un navegador moderno para funcionar correctamente!

¡Por favor, actualiza!

Compartir